Con solo un vaso de este fertilizante especialmente preparado, tu orquídea podrá florecer continuamente durante las cuatro estaciones del año. Brindar el cuidado y la atención adecuada a su orquídea es esencial para su florecimiento sostenido. Es fundamental colocar la planta en una zona bien iluminada de la casa, alejada de la luz solar directa, corrientes de aire y fuentes de calor como radiadores o ventanas.

Además, la fertilización regular es clave para garantizar el crecimiento y la floración saludable de su orquídea. Siguiendo una receta natural sencilla, puedes crear un fertilizante eficaz utilizando cáscaras de manzana y aloe vera. Después de dejar que la mezcla fermente durante aproximadamente 12 horas, cuele el líquido y úselo no solo para mirar la planta sino también para estimular los brotes inactivos.

Para hacer esto, empape algodones en la solución fertilizante y envuélvalos alrededor de los cogollos o brotes inactivos, asegurándolos en su lugar. Este proceso debe repetirse semanalmente, asegurándose de que los discos de algodón permanezcan húmedos. Con el tiempo, serás testigo de la transformación a medida que tu orquídea florezca maravillosa durante todo el año.