¡Así es como se conservan los limones durante mucho tiempo sin que se enmohezcan!

¿Compraste unos limones hace un tiempo y ahora quizás los tires por no usarlos? Pues hoy te vamos a dar algunas ideas para conservar adecuadamente estos maravillosos frutos de la naturaleza. De esta forma evitas desperdiciar jugo o ralladura. A continuación se detallan las opciones y procedimientos para resolver este problema.

¡Así es como se conservan los limones durante mucho tiempo sin que se enmohezcan!

¡Así es como se conservan los limones durante mucho tiempo sin que se enmohezcan!

El primer método     son los cubitos de hielo: ¿tienes tres limones y no quieres desperdiciarlos? Cogerlos y rallar la piel, luego exprimir el jugo y colocar todo, piel y jugo, en las cubiteras. Ahora sólo ponlos en el congelador. Cuando solidifiquen, desmoldalos, colócalos en una bolsa de silicona para congelador y devuélvelos al congelador. Así estarás listo para cualquier ocasión.

El segundo método     es el del palillo: a menudo cortamos el limón por la mitad, le extraemos un poco de jugo y luego lo metemos en el frigorífico. Sin embargo, el error que se comete a menudo es dejarlo abierto. En su lugar, debes utilizar palillos e insertarlos entre una mitad del limón y la otra para poder volver a armarlo. Se mantiene fresco y listo para usar durante varios días.

El tercer método     es con agua: en este caso se conserva todo el limón. Este método se utiliza para que duren más simplemente colocándolos en un recipiente y agregando suficiente agua para cubrirlos. Cubra el recipiente y refrigere por al menos dos o tres días. Sin embargo, si solo desea conservar la mitad del limón, coloque la mitad cortada hacia abajo en un platillo lleno de agua para conservar la pulpa.

El cuarto método     es el condimento salado: este es sin duda el proceso más complejo de todos. Toma una bandeja para hornear y coloca sobre ella una capa de sal marina. Luego agrega la ralladura de 5 limones. Usamos una cuchara para mezclar todo. Luego añade el zumo de los limones exprimidos (en la medida de lo posible, claro). Luego horneamos a 190° durante unos veinte minutos y luego otros 10 minutos a 150°. Luego sacar del horno y dejar enfriar. Una vez completado este proceso, coloca todo en un frasco de vidrio. Acabas de crear un condimento ideal para pastas, arroces fríos, ensaladas, etc. ! Puedes guardarlo en la despensa.